Otras Miradas
23 Jun 2010
Nos ha enseñado tantas cosas

Con las clases, los cursillos, con muchos consejos. Con gritos, a veces! Con las ganas de luchar sin cesar, contra el tiempo, la vejez que llega siempre demasiado pronto en el cuerpo torturado de los bailarines. (..) Nos enseñó su credo : la voluntad. Pero no solamente eso.

La inteligencia del gesto estaba presente en sus indicaciones. Olvidandose de las « posturas » demasiado exageradas,   del « exceso obsesional de la tecnica » frente a la conciencia de estar en escena. El respeto del otro estaba presente en sus clases, sin bromas pesadas sobre el cuerpo ni restrinciones alimentarias inutiles.

Comprendió el ser, respetó sus elecciones, sostuvo sus motivaciones, sin proteger sus defectos.
Estrella, coreógrafo o amateur. De José Martínez, el pequeño Pepito! a Renato Zanella y Jean Christophe Maillot  que has reunió para el ballet “Nuit”, pasando por  todos lo demás, que bailaron para usted esta joya olvidada “Ma Mère l’oie” sobre un aire de Bellini.

Hacia grabaciones piratas de óperas con sus amigos. Estaba tan orgulloso de bailar con Violette Verdy,  pero también Leslie Caron en comedias musicales como “Daddy long legs” donde se divertían como  locos. Usted que hizo de “hombre orquesta” , profesor con Bejart, bailarín, particularmente en “Le Loup”, maestro de baile con Roland Petit. Debutó en el Teatro del Liceo, en Barcelona, contratado a los 16 años, tras la primera audición. Estuvo con la Compañía del Marqués de Cuevas desde el principio, viajando a Monte-Carlo, a París, yendo y viniendo.

Conoció a « Madame Rosella »( como dicen los alumnos), durante su estancia en Barcelona. Usted es el alma, el espititu de la escuela de Cannes. “Aquí no se viene tomar el té, se baila”, podiamos oir a gritos… a la vuelta de las vacaciones de verano.

Nunca quiso que aplaudiéramos al final de la clase… « se me puede subir a la cabeza » decía usted.Nada de lirismo mal ubicado, de idolatría para usted, ni de complacencia para nosotros. Por eso, nuestro silencio no era sino amor compensado. Y nos íbamos, esperando con ansia la próxima clase. Pero eso si, sin llegar tarde!.
Pero déjenos hoy la alegría de hacerle este homenaje, por favor. La danza esta presente, gracias a usted. Nos ha enseñado tantas cosas. Gracias.

José Ferran murió el 2  de Febrero del 2000 en Barcelona.

Bérangère Alfort

  • Share/Bookmark


Commenter - Comentario - Reply